Geosmina, Vida sana con aroma natural

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

¡Bienvenid@s de nuevo! Estoy emocionada a un pasito de las vacaciones y voy a celebrarlo con una receta de las que apetecen ahora: sin pasar calor, sin esfuerzo, lista en un periquete y para requetechuperretearse los dedos 😀 . ¡Sí, sardinas! ¡Qué pescadito tan bueno! ¿Os gustan?

Lamentablemente, tienen un handicap muy importante y es su potente olor al cocinarlas (teniendo en cuenta que la mayoría vivimos en pisitos mejor o peor ventilados), que llegas el día siguiente a casa y las cortinas aún te están recordando el menú de ayer, ajaja. Pero, ¿qué os parece si os digo que al cocinarlas en escabeche no huelen nada de nada? ¡Es maravilloso!

Para mí se ha convertido, sin duda, en la mejor manera de comer  sardinas del mundo mundial. Y no solo por su carácter inodoro, también y sobretodo,  porque en la cocción en escabeche la temperatura del aceite no llega a ser muy elevada y esto hace que preservemos, en gran medida, las propiedades tan beneficiosas de las sardinas (cosa que no pasa cuando las freímos u horneamos a altas temperaturas): ricas en minerales como el hierro, vitamina D tan necesaria para absorber el calcio (que también contienen) y refuerzo del sistema inmune, vitaminas B para el sistema nervioso e inmune también y, por supuesto, al tratarse de un pescado azul, los tan buscados ácidos grasos Omega-3. En este aspecto, un punto positivo para las sardinas frente a otros pescados azules de mayor tamaño, como el atún o el salmón (que me encantan), es que al ser un pescadito pequeño, el contenido en metales pesados que se acumulan en nuestro organismo, como el temido mercurio, va a ser mucho menor. Por todo lo bueno que nos aportan, se podría decir que se trata de un alimento de botica 🙂 . Así que aprovechad el verano, cuando las sardinas están en su máximo esplendor, para hincarles bien el diente.

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

Para los que tengáis dudas, el escabeche se trata de un método de conservación de los alimentos, utilizando vinagre y aceite y se puede usar vino también. En realidad, para esta receta he hecho una adaptación de los escabeches tradicionales en los que se suele enharinar y freír el pescado. Ambos pasos me los he saltado para mantener un plato sin gluten y más saludable. Y el resultado es, simplemente, espectacular. A los que os gusten las sardinas y el vinagre, ¡preparaos para vuestro goce!

Os dejo con esta receta de paleo entrante, tapa o plato principal, que me hace pensar en unas felices tardes de verano, bajo los toldos de unas terracitas de cualquier lugar de la geografía ibérica.

Ingredientes (4 personas)
  • 800g-1kg de sardinas frescas y cuanto mas grandes mejor.
  • 1/2 litro de aceite de oliva virgen extra (AOVE)
  • 200ml de vinagre de manzana (dependerá de lo fuerte que queráis el escabeche)
  • Media cabeza de ajos.
  • 2 hojas de laurel
  • 10 granos de pimienta negra
  • 1cp (cucharada postre) pimentón rojo picante (o dulce si no os gusta)
  • 1 guindilla
  • 2 clavos de olor
  • Sal
  • Opcional: podéis añadir verdura como zanahoria rallada. También podéis utilizar vino blanco, sustituyendo una parte de vinagre por vino.

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

Elaboración

Muy sencilla

Tiempo: 45 min (o menos si os limpia vuestr@ pescader@ el pescado) + 1 día de reposado

Si no os han podido limpiar las sardinas en la pescadería, empezaremos por ahí: hay que quitar cabezas y tripas de todas ellas. Seguidamente las lavaremos bien en agua fría, frotando con delicadeza la piel para que suelten las escamas, y las dejáis secar en papel absorbente.

Pelad y partid los ajos por la mitad, aunque en realidad también se podrían dejar enteros.

Necesitaréis una cazuela ancha de la base para evitar que se apelotonen las sardinas. Colocad todos los ingredientes excepto las sardinas y los ajos: aceite, vinagre, laurel, pimienta, pimentón, clavos y guindilla. Colocad la cazuela en un fuego no muy fuerte y empezad a calentar.

Salad las sardinas y cuando veáis que el aceite está caliente (colocando, sin tocar,  la mano encima. También veréis alguna burbujita) incorporad cuidadosamente las sardinas y los ajos. El escabeche debe cubrir prácticamente todas las sardinas, de lo contrario, añadid un poquito más.

Dejadlo a fuego mínimo durante unos 20-25minutos, según lo gordas que sean vuestras sardinas. Tendréis que ir moviendo la cazuela para ir enfriando el escabeche y que se vaya todo emulsionando bien. NO utilicéis cucharas para mover las sardinas. Pensad que no llevan harina ni están fritas y las podríais romper.

Sacadlas del fuego y dejad enfriar un poco. Pasado un tiempo, con mucho cuidado retiradlas de la cazuela y ponedlas en un recipiente grande colocándolas con cuidado, junto con los ajos. Cubrid con el aceite y las dejáis un día en la nevera para que todos los sabores se integren bien.

¡Y ya las tenéis listas para consumir! Si no las acabáis os duraran una semana perfectamente. Puede que más, pero no he podido experimentarlo, 😛 .

El aceite del escabeche, podréis reutilizarlo, al menos, una vez más. Para reutilizarlo mas veces ya dependerá de cómo veáis vosotr@s el aceite.

Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

Ya veis que son bien sencillas de preparar y en el plato lucen muchísimo. Para vosotr@s o si tenéis invitados es un recurso fácil que podéis tener preparado con antelación. ¿Con qué lo acompañaría yo? Un delicioso gazpacho sin gluten o un paté de zanahoria, serían unos grandes aliados.

Si os gusta la receta, recordad que podéis compartirla en vuestro Facebook, Twitter, Google+ u otros utilizando los iconos que aparecen más abajo. Así otros disfrutarán de las recetas de Geosmina y además me ayudáis a dar a conocer el blog 😉 . ¡Gracias!

¡Feliz verano chic@s!

Imprimir
Compártelo en:

12 comentarios en “Sardinas en escabeche (sin freír y sin gluten)

  1. Rous

    ¡Qué receta más fácil y saludable que nos has preparado hoy! La próxima semana la haré, y como dices que se puede preparar con antelación, tendré más tiempo para hacer otras cosas y aprovechar el verano 🙂 .

    Una seguidora.

    Buenas vacaciones Geosminas, una suave gota de agua que cae en la tierra cuando llueve, huele a GEOSMINA.

    1. Alicia Autor/a

      Ay Montse, toda una lástima que no te guste el escabeche porque es una delicia y da mucho juego. ¿Has probado algún escabeche casero? Porque si no es así te animo a probarlo. Puedes jugar con la cantidad de vinagre que utilizas, y quizá en esta receta, al no llevar vino te guste mas. Si te animas ya me dirás.
      Un besazo.

  2. Rosa

    Hola guapa!
    Este verano he estadi muy desconectada y justo hou veo esta recerta de las sardinas en escabeche, que me parece muy interesante.
    Ahora ya es un poco tarde, porque hoy empieza el otoño, pero te comento que yo este verano he triunfado con las sardinas marinadaa. Se trara de limpiarlas y desespinarlas ( guardo las espinas).
    Congelo las sardinas unas 18 horas y luego las pongo en un tupper con vinagre de manzana y sal durante 4 horas aprox. Luego las escurro y cubro con aceite de oliva. En unas 10 horas más ya se pueden servir.
    Las he utilizado como aperitivo sobre una tosta integral con un fondo de paté de aceitunas arbequinas y la sardina por encima.
    Las espinas las he congelado a parte y rebozado en harina de freír pescado mezclada con sésamo y por supuesto un poco de sal.
    Las he servido también como aperitivo ha sido una sorpresa para mis invitados ver la sardina por partes en un mismo momento. Además se aprovecha el calcio de las espinas.
    No sé si ya tenias publicada alguna receta similar, pues no las he revisado todas. Si es así disculpa.
    Un beso para ti y tu mamá

    1. Alicia Autor/a

      Hola Rosa!
      Muchas gracias por escribir en el blog 🙂 . Para este año ya no nos sirve pero me apunto tu receta de sardinas marinadas que tiene muy buena pinta! Y me has dejado alucinada con las espinas de sardina!! Qué ingeniosa, felicidades!
      Un abrazo y espero verte por aquí a menudo.
      Alicia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *