Geosmina, Vida sana con aroma natural

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

¡Hola chic@s¡ Antes de empezar con la receta, me gustaría enseñaros unas imágenes de diferentes métodos de cocción de distintos lugares, algunos de ellos muy alejados en el tiempo entre sí, pero que, sin embargo, tienen una característica en común. Vamos a verlo:

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

“Cocina” de la Edad de bronce. (Rosscarbery, Irlanda).

Cocina en la edad de bronce: nos encontramos esta mini piscina en uno de nuestros viajes a Irlanda, justo al lado del círculo de piedra de la foto de cabecera del blog. Resulta que se utilizaba a finales de la edad de bronce para cocer la carne. Tenían montado un circuito que recogía el agua de lluvia (en Irlanda muy abundante) y lo canalizaba hacia esta “piscina”. Calentaban el agua introduciendo piedras de tamaño medio-grande que previamente habían puesto al fuego. ¡Es impresionante el ingenio del ser humano! Así, cocinaban la carne dentro del agua caliente durante horas hasta que dejase de estar cruda. Impresionante, ¿verdad?

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Cocción del siglo XVIII y principios XIX (Cualquier lugar de la península)

Cocina a la lumbre: quizá algun@s lo hayáis visto o incluso vivido. Encima de unas brasas se colocaba, colgada o no, una cazuela y se guisaba muy a fuego lento la comida que hubiese dentro: carne, pescado, potajes, estofados, etc. Los que tuvisteis la suerte de probarlos, ¿cómo sabía la comida hecha así, sin prisa?

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Cozido das Furnas. En la actualidad y desde hace muchos años. (Furnas, Isla Sao Miguel. Açores).

Cozido das Furnas: la isla de Sao Miguel (islas Azores) es una isla volcánica. Y como el hombre se adapta al medio, los habitantes de Furnas (una zona donde se aprecia la actividad volcánica en la superfície) han aprovechado el calor natural del volcán y cocinan sus típicos Cozidos dentro de la tierra. El resultado lo tenéis en la foto, buena pinta, ¡eh! Según nos contó uno de los cocineros, colocan toda la carne y verdura en la olla sin ningún tipo de líquido, y al cocerse durante horas (los dejaban unas 6-8h) el cozido iba soltando su propio jugo y en ellos se cocía. No os digo como estaba el cozido, para no daros envidia 😛 .

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Olla de cocción lenta. En la actualidad (mi casa 🙂 ) .

Slowcooker / crockpot / olla de cocción lenta: se trata de una versión moderna para cocinar a fuego lento y a baja temperatura sin tener que preocuparte de si se quema la comida o no, y ni siquiera hace falta estar en casa mientras está en funcionamiento ya que es una olla eléctrica; permite introducir todos los ingredientes dentro, programar el tiempo de cocción, y te puedes ir tranquilamente a trabajar porque a la vuelta ¡la comida estará hecha! No se si es tecnología o se trata de magia 🙂 . Yo no la tengo desde hace mucho, pero es una maravilla, la verdad. En Estados Unidos se usa desde hace muchos años, pero de momento no es algo que haya cuajado mucho por aquí. ¿Conocíais de su existencia?

A estas alturas, supongo que ya habéis percibido la característica en común. ¡Exacto! Todos ellos utilizan un método de cocción lenta, o como tan de moda está ahora decir, un método slowcook (cocina lenta en inglés). ¿Qué os parece? A mí me resulta francamente interesante, por eso he querido compartirlo con vosotr@s.

Mi intención no es mas que dejar patente que, a lo largo de la historia, el ser humano se ha alimentado, en su mayoría, de alimentos cocinados durante largas horas, seguramente porque no había posibilidades de hacerlo de otra manera. De hecho, el poder disponer en poco tiempo de comidas que requieren cocciones largas, es algo relativamente nuevo, gracias a las modernas cocinas de las que disponemos. Todo tiene sus ventajas, pero si lo que buscamos es alimentarnos mejor, preservaremos mas las propiedades de los alimentos si evitamos elevar demasiado sus temperaturas durante la cocción, y para ello necesitaremos cocciones mas largas. Me estoy refiriendo, por supuesto, a guisos de carne, caldos de huesos o espinas, estofados, etc.

Lo se, casi nadie tiene tiempo de estarse horas en la cocina para conseguir un plato de comida. Triste, pero cierto. Aunque muchas veces simplemente se trata de invertir el tiempo de preparar todos los ingredientes y luego solo es cuestión de dejarlo al fuego que se vaya haciendo con un mínimo de supervisión. Se puede estar haciendo la comida mientras vamos haciendo otras cosas por casa. Y para los que disponéis de una slowcooker, pues todavía mas fácil, le das al botón y ya nos veremos cuando acabes 😉 .

Moraleja: si apostáis por comer saludable cocinad slowfood (el contrario del fastfoodcomida rápida). Invertid, de vez en cuando, un poquito mas de tiempo en la cocina y saldréis beneficiados. Además vuestro paladar os agradecerá reencontrarse con los sabores de la comida hecha con mimo y tiempo. Seguro que lo vais a notar.

Dicho esto, no os voy a dejar con las ganas de una buena receta que se atañe a este concepto de slowfood, y podáis disfrutar de una deliciosa comida casera. Se trata de unas alitas de pollo con ajos y champiñones, extraída de un libro de Ferrán Adrià (la versión tradicional, porque la de slowcooker es experimento propio 😉 ).

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Una receta con ingredientes fáciles de encontrar pero no por ello dejará de sorprenderos. Tiene un sabor tan intensamente tradicional con un extraordinario perfume de ajo y vino que os aseguro que no podréis evitar chuparos los dedos. Veréis cuán tierno está el pollo y cómo se despega solo del hueso deshaciéndose en la boca. ¡Qué cosa mas buena!

Además, permite cocinar cantidades abundantes, cosa que será útil en caso de tener invitados o congelar para otro día si optáis por cocinar de mas. Pese a que se invierte un poco mas de tiempo cocinándolo, la verdad es que no os dará demasiado trabajo ya que es relativamente fácil de hacer. ¡Un éxito asegurado!

Os dejo la receta tanto en la versión de cocción tradicional como si optáis por hacerlo en vuestra olla de cocción lenta o slowcooker (o Crockpot, la marca mas conocida). Ambas muy buenas, no sabría cuál elegiría 😛 .

Ingredientes (4 personas)
  • 16-20 alitas de pollo biológico
  • 2 cabezas de ajo / 30 dientes de ajo sin pelar
  • 5 hojas de laurel
  • 300g de setas (champiñones preferiblemente pero valen otros)
  • 1/2 vaso vino blanco (si evitáis el alcohol, también está muy bueno con vinagre de manzana)
  • Sal, pimienta y AOVE
Versión cazuela tradicional

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Elaboración

Sencilla

Tiempo aprox: 1h y media

Partid las alitas por la articulación, para hacer dos piezas de una. Podéis pedir que os lo hagan en la carnicería. Salpimentad las alitas.

En una cazuela con un chorrito de AOVE, doradlas a fuego fuerte 3min por ambos lados. Bajad el fuego y dejad al mínimo durante media hora con la olla medio tapada.

Mientrastanto, golpead el ajo para que los dientes se rompan un poco, pero sin que se deshagan.

Pasada la media hora, añadid el ajo y el laurel y dejad 5min mas. Agregad el vino blanco y dejad reducir unos 10min aproximadamente.

Finalmente añadid las setas y dejad unos 2-3min mas.

¡Y ya tenéis estas estupendas alitas para llevaros a la boca! Aún así, como toda las comidas cocinadas a fuego lento, sabrá aún mejor al día siguiente 😀 .

Versión olla slowcooker (Crockpot)

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

Elaboración

Sencilla

Tiempo: 20 de preparación + 4horas de slowcooker + 15min de reducción (opcional)

Preparad las alitas de la misma forma que en la versión tradicional, partiendo las alitas por la articulación, para hacer dos piezas de una (podéis pedir que os lo hagan en la carnicería). Salpimentadlas.

Para cocinar en la slowcooker, en este caso, será recomendable dorar primero las alitas unos minutos por lado para mejorar el sabor final. Aún así, si no tenéis tiempo, tampoco es imprescindible.

Una vez doradas, colocadlas en vuestra Crockpot, añadid el ajo, laurel y el vino (o vinagre).

Cocinar durante 4horas en modo HIGH.

Una vez hecho, a mí me gusta reducir un poco el caldo para que quede una salsa un poquito mas densa, pero nuevamente, dependerá de vuestro gusto. Se tratará simplemente, de pasar la comida a una cazuela apta para fuego y reducir a fuego bajo-medio la salsa hasta que esté a vuestro gusto. Unos 15min aproximadamente.

Ya os podéis ir lavando las manos, porque no os vais a resistir a su olor.

Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

¡Viva la slowfood!

Deseo que disfrutéis de este plato y  espero con ilusión vuestros comentarios. Hasta pronto 🙂 .

Imprimir

Compártelo en:

5 comentarios en “Alitas de pollo con ajos y champiñones. Versión tradicional y olla Crockpot.

  1. lumen

    Hola Alicia, simple pero muy apetecible. Yo lo haré pero de manera convencional, ya que no dispongo
    de esa maravillosa olla. Me gusta cocinar como nuestras abuelas, a fuego lentito y que vaya haciendo
    el típico chup-chup. Encuentro que la comida está mucho mejor.
    Hasta la próxima.

  2. Rous

    Hola de nuevo!
    Hace días que no te hago ningún comentario, pero por fin ha llegado el momento.
    Las alitas tienen una pinta estupenda en la foto! 😉 😉 Y, la verdad es que yo las he hecho en una cazuela normal y salen muy buenas.
    Bueno chic@s hasta pronto.
    Una seguidora 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *