Geosmina, Vida sana con aroma natural

Pon un fisioterapeuta en tu vida

Pon un fisioterapeuta en tu vida

Pon un fisioterapeuta en tu vida

¡Hola chic@s!

Hoy no toca receta. La cambio por algo que me ha parecido interesante y necesario y espero que así os resulte también. He decidido que es un buen día para promover mi profesión y darla a conocer. Esto no sería necesario si fuese enfermera, dietista, nutricionista o médico, por poner ejemplos de otras profesiones sanitarias, ya que en mayor o menor medida todo el mundo tiene presente cuáles son sus funciones.

No es el caso de la Fisioterapia, que si bien y afortunadamente cada vez se conoce más, es mucha la población que ignora su existencia y, de sonarles, su idea de lo que es dista mucho de lo que en realidad conlleva tan bonita profesión. Por poner un ejemplo, Fisioterapia NO es sinónimo de masaje. Éste solo es un recurso más dentro del abanico de posibilidades terapéuticas de las que disponemos (lo lamento por mis amigos que tan habitualmente insisten para ver hay suerte y les cae uno, ajajaja 😀 ).

Empezaré por el eslogan para luego ir desglosando el porqué de tan rotunda frase (conste que no es mía sino de mi pareja, aunque en casa del herrero…ya se sabe…y sino que se lo pregunten a mi madre 😛 ) :

¡Pon un fisioterapeuta en tu vida!

Fisioterapia deriva del griego physis (naturaleza) y therapéia (tratamiento), por lo que la podríamos definir como terapia natural. En inglés se conoce como Physical therapy o Physiotherapy (terapia física) y en francés Kinésithérapie (terapia del movimiento). Entre los tres significados tratamiento natural, físico y del movimiento creo que se puede llegar a entender bastante bien lo que engloba esta profesión.

Cueva de las manos. Pintura rupestre Sta. Cruz, Argentina

¡Y ya lo creo que es natural! Dado que las herramientas de trabajo de l@s fisioterapeutas son ni más ni menos que sus propias manos. Aunque también nos servimos de materiales y maquinarias que nos facilitan el trabajo y proporcionan beneficios extras a nuestra actuación, las manos supondrán nuestras herramientas indispensables para el diagnóstico y tratamiento de las afecciones que abordamos.

Con ellas palpamos huesos, músculos, ligamentos, vísceras, etc, y detectamos anomalías en ellas. Relajamos estructuras, las recolocamos con el objetivo de  preservar, restablecer y mejorar su función. ¡No me digáis que no suena apasionante!

Hasta hace poco la Fisioterapia era una Diplomatura Universitaria (carrera de tres años) pero a raíz de las últimas reformas educativas y con el objetivo de igualarla al resto de Europa, ha pasado a ser Grado de Fisioterapia (4 años universitarios).

Una vez acabada la carrera, lo que estamos luchando por conseguir son las especialidades. Los campos de actuación de un fisioterapeuta son muchísimos y es imposible que seamos expertos en todos ellos. De la misma manera, para ejemplificarlo, que no se espera que un neurólogo te diagnostique una enfermedad de Crohn (ya que no es su especialidad), no podemos pretender que un fisioterapeuta sepa abordar de manera eficaz todas las disciplinas existentes. Que nos reconozcan las especialidades garantizará una formación reglada y adecuada y facilitará a los usuarios saber a quién y dónde dirigirse. Para que os hagáis una idea, las “especialidades” en las que puede un fisioterapeuta trabajar son:

  • Traumatología y ortopedia: seguramente el ámbito más conocido por la población en general. Sería el abordaje de patologías traumáticas y cirugías ortopédicas (fracturas óseas, rupturas musculares o ligamentosas, amputaciones, colocación de prótesis articulares, etc.).
  • Reumatología: abordaje de afecciones mayoritariamente crónicas que afecten principalmente a aparato locomotor (artrosis, artritis reumatoidea, fibromialgia, lupus, osteoporosis, etc.).
  • Neurología: restablecimiento de alteraciones del sistema nervioso central (tras un ictus, Parkinson, esclerosis mútliple, parálisis cerebral, etc.) o sistema nervioso perfiférico (compresiones neurológicas como ciáticas o síndrome del túnel carpiano, lesiones medulares tras un accidente, etc.).
  • Pneumología y cardiología: actuación en patología crónica respiratoria (EPOC, enfisema, bronquitis, fibrosis quística, etc.) o aguda principalmente en el ámbito hospitalario (pneumonías, edema agudo de pulmón, etc.), recuperación tras un infarto agudo de miocardio, trasplante cardíaco, etc.
  • Ginecología / andrología: preparación al parto, recuperación post-parto, disfunciones sexuales de ambos sexos, etc.
  • Urología / coloproctología: incontinencias de orina en hombres y mujeres (sí habéis leído bien, las incontinencias no se tratan con compresas, pese a que sea lo que nos quieren hacer creer 🙁 , sino con ejercicios y trabajo específico de la zona llevado a cabo por profesionales), incontinencias fecales, estreñimiento, etc.
  • Cuidados intensivos: prevención y recuperación de alteraciones motoras y respiratorias derivadas de un ingreso en una UCI (insuficiencias respiratorias, debilidad de extremidades, pérdida de autonomía, etc.).
  • Deportiva: prevención y recuperación de lesiones derivadas del deporte, preparación física, etc.
  • Pediatría: cualquiera de los anteriores descritos se pueden aplicar en el ámbito de la pediatría. Se añadiría tratamiento psicomotor del niño entre otros.

¿Cómo os habéis quedado? Me juego una mano (y mira que la necesito, ¡eh!) de que la mayoría de vosotros no sabíais que un fisioterapeuta os podía ayudar en muchas de las patologías que os he descrito. ¿Sí o no? Por eso he dicho al principio que creía importante abordar el tema.

Pon un fisioterapeuta en tu vida

Fisioterapia de hombro en la antigüedad…por suerte…hemos evolucionado 😉

Creo muy necesario resaltar que al “fisio” hay que acudir no solo cuando “llevo un mes con un dolor en el hombro que ya no lo puedo mover”, “me quedé clavada hace tres semanas y ya no puedo andar”, sino antes de que esto pase. Como en todo, mas vale prevenir que curar, y la prevención en Fisioterapia no va a ser menos. Para poner algún ejemplo:

  • Si trabajas frente al ordenador y te asesoras de cómo tienes que colocar la silla, el ordenador y el teclado, te ahorrarás o retrasarás la aparición de cervicalgias o alteraciones en la mano.
  • Si estás embarazada será mejor que te expliquen qué debes y no debes hacer justo después del parto para facilitar que todo vuelva a su sitio en lugar de encontrarte con el problema una vez instaurado.
  • Si te van a realizar una cirugía de abdomen será mejor que el fisioterapeuta te haya enseñado unos ejercicios respiratorios previamente y cómo deberías moverte una vez intervenido.
  • Si la cirugía va a ser de prótesis de rodilla, o una sutura de meniscos, te resultará muy beneficioso que te hayan enseñado cómo fortalecer tu pierna para llegar en mejores condiciones.
  • Si padeces una enfermedad crónica respiratoria, el fisioterapeuta podrá enseñarte ejercicios respiratorios y pautas de actividad física para retrasar la evolución de la enfermedad y evitar agudizaciones.
  • Si tienes factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, diabetes, obesidad, etc), podrá asesorarte en hábitos de actividad física para prevenir su desarrollo.
  • Un laaaaaaarguíiiiiiiiiiisiiiiiimoooooo eeeeetttttcéeeeeeeeeteeeeeeeraaaaaaaaaaa.

¿Qué os vais a ahorrar previniendo? Primero y más importante, que vuestra salud no se deteriore. Además, cuando uno hace todo lo que está en sus manos para evitar que algo malo le pase, le invade una sensación muy gratificante de estar haciendo las cosas bien. Con lo cual, vuestra salud mental también se verá gratamente recompensada. Efectivamente habrá unos factores que no estarán en nuestras manos controlar, pero los que sí, vale la pena aprovecharlos. Y segundo, os estaréis ahorrando dinero y tiempo. Es mas barato ir un día al “fisio” a que os explique cómo prevenir tal cosa u otra, que tener que ir a trataros durante semanas por no haver hecho nada para evitarla….Obvio, ¿no? Pues eso 😉 .

Y si ya ha aparecido la lesión, problema, afección o patología en forma de dolor, déficit funcional, dificultad respiratoria o dificultad motora, no dudéis en acudir al fisioterapeuta porque SEGURO que saldréis beneficiados. Además es importante resaltar que es uno de los pocos tratamientos que vais a encontrar sin efectos secundarios.

No quisiera entreteneros más. Creo que con esta explicación ya os habréis hecho a la idea de que no podéis vivir sin un “fisio” 😀 .

Para mí es una profesión preciosa. Tener el poder de curar con tus manos es algo muy gratificante a nivel personal y profesional. Aunque no estaba haciendo referencia a nada místico, con esto de curar con las manos, la verdad es que un componente psicológico muy importante sí que tiene. De hecho, en la carrera no dejaron de repetirnos que hasta un 50% de la efectividad del tratamiento se debe no a las técnicas aplicadas, sino al trato y la empatía desarrolada con el paciente. Y, obviamente, el hecho de que la mayor parte del tratamiento nos lo pasemos tocando tiene mucho que ver 🙂 🙂 🙂 🙂 . Increíble, ¿verdad? Os acabo de desvelar un secreto profesional, no se lo digáis a nadie 😉 .

Espero haberos convencido a tod@s. Me gustará conocer vuestras experiencias con fisioterapeutas en el apartado de comentarios, seguro que muchos habéis caído en sus manos 🙂 .

Un abrazo.

Imprimir
Compártelo en:

8 comentarios en “Pon un fisioterapeuta en tu vida

    1. Alicia Autor/a

      Ya me imaginaba que te apuntarías, jijiji. Pero ya sabes que no todo es “espachurrarse” y que te arreglen, sino hacer caso de las indicaciones y consejos que te de, porque de otra forma el tratamiento no funciona.
      Un abrazo

  1. Esther

    Enhorabuena por la iniciativa. Todo lo que sea fomentar el conocimiento de todo lo que supone las especialidades de la Fisioterapia.

    “Ocúpate de tu cuerpo con disciplina y fidelidad, el cuerpo es los ojos del alma y si los ojos no ven bien, todo el mundo se verá en tinieblas”
    Johann Wolfgan Goethe

    Besos 🙂 🙂

    1. Alicia Autor/a

      ¡Ostras que frase mas inspiradora! No la conocía. Desde luego hay que cuidar (u ocuparse como dice Goethe) el cuerpo porque es el recipiente que nos contiene y nos tiene que durar hasta siempre. Me la apunto 🙂 . ¡Gracias!

  2. Montse Nuevo

    ¿Y qué puedo decir yo, una fisioterapeuta de vocación, una fisioterapeuta que si volviera a nacer volvería a serlo? Pues que la Fisioterapia es vital para nuestra, vuestra salud.
    Alicia tiene absoluta razón en sus palabras y como podéis ver, tenemos muchos campos de actuación.
    Y con una formación contínua, no sólo en la carrera. Es una profesión en la que es absolutamente necesaria la formación contínua, si no … te quedas atrás y por supuesto pensando que lo que tienes entre manos es una PERSONA. Tenemos la obligación moral de hacerlo, formarnos.
    No obstante hay algo muy muy muy importante en nuestra profesión y es el trato humano. Dicen estudios que el trato humano que reciben los pacientes por parte del profesional sanitario es la primera razón por la cual se declaran satisfechos. La comunicación eficaz y empática con el profesional de la salud hace de nuestra actuación algo básico, imprescindible; sin empatía … no cumples objetivos terapéuticos, seguro, con esa persona.
    Debemos conocer las expectativas de los pacientes, de esa persona que tenemos delante y debemos tratar de comprender sus percepciones, manteniendo un comportamiento afectivo . La confianza y esperanza son necesidades fundamentales del paciente en la relación fisio-paciente.
    Y esta relación tiene mucho que ver con la adherencia al tratamiento; si existe empatía, conexión, implicación, proximidad fisio-paciente, muy posiblemente esa adherencia será más efectiva.
    Os debo decir, que si necesitais una fisioterapeuta en vuestra vida, podeis acudir con absoluta confianza a Alícia, y no es amor de amiga, es totalmente objetivo, es una gran profesional y el trato con las personas, con sus pacientes es exquisito, doy fe!

    1. Alicia Autor/a

      Muchas gracias Montse por tu comentario, aportando conocimiento, experiencia y emoción. Coincido en todo contigo ¡por supuesto!
      Me has sacado los colores con tus palabras, gracias. Aunque en realidad es pura estrategia: los trato bien para que me hagan caso y así obtengan resultados beneficiosos 😛 . Y no disimules que sé que tú haces igual 😉 .
      Un fuerte abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *