Geosmina, Vida sana con aroma natural

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

Hoy que es festivo, día de Todos los Santos, toca recetilla fácil. No siempre hay que complicarse la vida, a veces, tal y como sabiamente se dice “en la sencillez está el gusto” y en esta receta hay ambas cosas, sencillez y gusto.

¿Qué os voy a decir del AJO que no sepáis ya? Escrito en mayúsculas intencionadamente, es un alimento con tantos beneficios para el organismo que casi podría tratarse de una medicina. Al allium sativum se le atribuyen propiedades tales como: reforzar el sistema inmune a modo de antifúngico, antiviral y antibacteriano; protector cardiovascular con efectos anticoagulantes, hipotensores y sobre el colesterol; e incluso luchador anticancerígeno. En resumen, ¡una maravilla a nuestro alcance!

Llamadme freaky pero una vez conocedora de los prodigios del ajo me falta tiempo para ir a la cocina, pelar unos ajetes y “pá” dentro que van. Lo que pase luego es otra historia…Todos sabéis el afán del ajo de hacerse notar aún habiendo transcurrido hoooraaas y hoooraaas tras su ingesta. ¡Nadie es perfecto! Se lo perdonamos, ¿verdad?

Aún así, resulta difícil ser tan valiente como para comerlos crudos de forma rutinaria. Valiente el que los come y valiente el que esté al lado, que sin culpa alguna, acaba comiéndolos también 😛 (disculpadme, pero seguro que me entendéis ¿no?).

Afortunadamente, con esta receta he encontrado la forma de anular los efectos negativos del ajo, tanto odoríficos como gástricos, tras su ingesta. Se me ocurrió por casualidad pero el resultado ha sido muy gratificante. Comeréis ajo manteniendo su sabor pero ¡sin que piquen ni huelan! ¡Fantástico!

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocinaEn cuanto a las propiedades es importante decir que como el ajo crudo no hay nada. Es en ese estado donde la alicina (bonito vocablo que barajé como nombre para la web), sustancia causante del característico olor pero también principal responsable de las bondades del ajo, preserva todas sus facultades. Lamentablemente ésta se destruye con el calor. Con lo cual si queremos aprovechar todo lo bueno que nos aporta el ajo no queda otra que armarse de valor y tragar 🙂 .

La segunda opción, en cuanto a respeto de propiedades, es una cocción corta, entre 5-15min, a baja temperatura. Y esta es la que he elegido mediante la cocción al vapor. Aunque bastante, o quizá toda (no puedo asegurarlo) de la alicina desaparezca, el ajo aún conservará gran parte de sus propiedades beneficiosas. Así que cocinarlos al vapor me ha parecido una digna segunda opción. ¿Qué os parece?

Cocinándolos fritos, horneados a altas temperaturas o tras largas cocciones parece que lamentablemente estaremos eliminado la totalidad de sus aportes positivos.

Una vez probados estos Ajos aromatizados al vapor han pasado a formar parte de la despensa indispensable de mi casa. Serán de gran utilidad ahora que se va acercando el frío y junto a él los odiosos resfriados, gripes y demás procesos indeseables.

Son fáciles de preparar, se pueden elaborar cantidades abundantes de una vez y se conservan perfectamente en aceite 2 semanas y seguramente más.

Además son perfectos como sano aperitivo, tapeo paleo, aportando aroma y valor nutricional a una ensalada, añadidos a un puré de verduras, acompañando un plato de carne y allá donde los podáis imaginar.

Ingredientes
  • 1-2-3-4… cabezas de ajos. Tantos como queráis preparar
  • 1 cucharada rasa de café (las mas pequeñas) de sal marina por cada cabeza de ajos
  • Especias para aromatizar al gusto: 1cp de finas hierbas por cada cabeza de ajos / 1 laurel / 1 guindilla u otras
  • AOVE para cubrirlos

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

Elaboración

Extremadamente sencilla

Tiempo: 20min

Pelad los ajos y hacedles algún corte (o dadles un golpecito que queden ligeramente machacados), esto facilitará la liberación de alicina.

Colocadlos en una olla de cocer al vapor (yo no tengo una olla especial, utilizo el gadget de la foto de abajo. Se adapta a las ollas convencionales, os lo aconsejo) con la sal y parte de las especias. Coced unos 10min (empezad a contar el tiempo desde que encendáis la olla). Quedaran al dente.

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

Sacadlos de la olla y dejadlos enfriar. Seguidamente colocadlos en un tarro de cristal con el resto de las especias, cubrir con el AOVE y tapad.

Dejad macerando al menos una noche y ya están listos para consumir.

Servid aliñados con el propio AOVE.

El AOVE que os sobre, podéis reutilizarlo para otros ajos o bien aprovecharlo para aliñar ensaladas, verduras, carnes o pescados,… está delicioso.

Conservación: si no los consumís todos, en el tarro de cristal, en un lugar oscuro y alejado del calor.

Un truco super eficaz: para eliminar el olor de ajo de las manos tras manipularlos, basta con poner los dedos bajo un chorro de agua sin frotarlos y sin jabón. ¡El olor desaparece como por arte de magia! Este truco lo aprendí leyendo una de las fabulosas recetas del blog de Spartan Gourmet . ¡Gracias! 😛

Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

No me digáis que no son sencillos. El sabor os encantará, nada que ver con los tarros de ajos encurtidos que se encuentran en los supermercados, que sorprendentemente (o no tanto) acostumbran a llevar azúcar añadido 🙁 .

Si os animáis a hacerlos no dudéis en aportar vuestros comentarios 😉 .

¡Medicina en la cocina!

Os dejo unos enlaces de interés:

http://scielo.isciii.es/scielo.php?pid=S0212-71992008000500010&script=sci_arttext

http://www.scielo.org.bo/scielo.php?pid=S1817-74332014000100008&script=sci_arttext

http://www.scielo.sa.cr/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0001-60022002000200003

 

Imprimir
Compártelo en:

3 comentarios en “Ajos aromatizados al vapor: medicina en la cocina

  1. Rous

    Je je , ajos que ricos, pero no suelo comer muchos por los efectos que tú mas o menos dices. Como hoy los he probado y están muy buenos, ¡mañana los haré!
    Una seguidora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *