Geosmina, Vida sana con aroma natural

Brujitas de higos rellenos de panceta

Brujitas de higos rellenos de panceta

Brujitas de higos rellenos de panceta

Pues ya estamos en otoño, temporada de coloridos bosques, caída de hojas, castañas, setas…y de sacar la mantita al sofá 🙂 .

El otoño se asocia a melaconlía por volverse los días más cortos, empezar el frío y por su infrenable acercamiento hacia el invierno. Pese a ello, a mi me gusta el otoño. A los que no, les invito a darse un  paseo por la montaña y disfrutar del maravilloso contraste de las hojas en los árboles – un éxtasis de colores granates, verdes y ocres – de los caminos cubiertos de hojas, que hacen que al andar te sientas como una princesa (o príncipe) sobre una cálida alfombra, y para percibir el maravilloso olor de la geosmina tras unas gotas de lluvia. Oh, sí, ¡la geosmina! ¿Sabéis que es lo que le da el nombre a este blog?

La geosmina es una sustancia química producida por unas bacterias muy abundantes en la tierra que al caer las primeras gotas de lluvia producen ese maravilloso olor a tierra mojada. Literalmente significa, de origen griego, aroma de la tierra, pero podríamos decir que es el aroma de la lluvia. ¡No me digais que no es bonito! Además de poseer el don de trasladarnos a  escenas vividas o a Higos-rellenos-01-335verdes paisajes vistos en algún otro momento (aún encontrándonos en medio de la ciudad), tiene una función evolutiva muy importante en ciertos animales. Por ejemplo, los camellos son capaces de detectarla a cientos de kilómetros, y así seguir su rastro en busca de fuentes de agua para su supervivencia. ¿Quién sabe si para nuestros antepasados también fue algo vital para sobrevivir? Que fascinante puede llegar a ser la naturaleza.

Pues la receta de hoy es una receta de características similares a las del otoño: bonita, de colores llamativos y contraste de sabores. Una delicia para la vista y el gusto.

La saqué de un libro, no recuerdo cual, así que no la he inventado yo, aunque el título sí es mío. Se lo puse porque me hacen pensar en unas mini brujas simpáticas y regordetas con su característico sombrero.

La verdad es que es una receta muy resultona, para aprovechar en días que tengáis invitados y sorprenderles con un apetitoso paleo entrante.

El higo, maravillosa fruta de finales de verano y principios de otoño (no os demoréis a hacerla que ya se acaban), con sus saludables carbohidratos, nos dará un toque dulzón con fragancia terrestre que se fusionará con la proteína y grasa de la panceta y su intenso sabor animal.

Como apunte, no os asustéis al oír grasa. Si la grasa procede de un animal criado de forma natural (o lo menos artificial posbile) su grasa infiltrada, que será del tipo Omega-6 o ácido araquidónico,  nos estará aportando además de un delicioso sabor, propiedades de gran interés nutricional. ¡No estamos hablando de la grasa de un donut!

Dicho esto, vayamos manos a la obra:

Ingredientes (4 personas)
  • 8 higos cuanto mas grandes mejor y no muy maduros para que no se rompan al prepararlos (2 por persona, o los que queráis. Pensad que es un entrante)
  • 150g panceta ibérica de bellota o ecológica. Si no os gusta se puede sustituir por lomo ibérico de bellota.
  • 2-3 guindillas secas, según cuanto os guste el picante
  • Sal y AOVE
Brujitas de higos rellenos de panceta
Elaboración

Sencilla. Si no sois muy mañosos, medio, pero todo es ponerse 😉

Tiempo: 15min de preparación + 10min horneado

Precalentad el horno a 180º, con calor arriba y abajo.

Trocead la panceta en trocitos pequeños (pensad que tienen que caber en el higo). Salteadlo en una sartén, sin hacerlo del todo, solo para dorar, junto con las guindillas. No será necesario añadirle aceite porque ya soltará su propia grasa. Saladlo, retirad las guindillas (¡sobretodo, a no ser que queráis gastarle una broma de mal gusto a alguien!) y reservad.

“Descabezad” los higos, retirando el rabo y un trozo de base (sería el sombrero de la brujita) y vaciad el higo con ayuda de una cucharilla pequeña. Este paso tiene que ser con cariño para evitar que se rompan. Pero la verdad es que es mas fácil de lo que parece ya que la piel de los higos es bastante dura.

Mezclad la carne del higo con la panceta salteada y rellenad la piel del higo con la mezcla.

Tapad con el sombrerito y colocad sobre una fuente de horno.

Hornead unos 10min hasta que estén blanditas, veréis que derraman un líquido carameloso.

Servid calientes.

Os advierto que son tan bonitas que os dará pena comerlas, pero aún así, una vez superado el sentimiento de empatía, uno se alegra de haberlo hecho 🙂 .

Y si los higos son lo vuestro no os perdáis esta deliciosa ensalada con higos, menta y albahaca, ¡requeteñam!

¡Que os aproveche!

Imprimir
Compártelo en:

13 comentarios en “Brujitas de higos rellenos de panceta

  1. Míriam Balaguer

    Me apunto al otoño… y a la geosmina. Dulce olor que abre todos tus sentidos.

    Solo por el color y tu descripción, sé que estas brujitas valen la pena. Contraste otoñal.

  2. Montse Nuevo

    Mare meva! qué cosa más bonita… y seguro que bueníiiiiiisimas… Me encanta el significado de geosmina… precioso por que sí!!
    Creo que lo haré para el dia de todos los santos.. jejejej

    1. Alicia Autor/a

      No sé si para todos los santos quedará algún higo ¡ojalá!…Si así fuera, quedarían la mar de divertidas con una improvisada escoba hecha con palillos ¿qué te parece? Un toque de Halloween en la mesa pero con ingredientes muy de aquí 😉 . Si lo hicieras, me haría mucha ilusión recibir una foto. Podrás enviarla clickando en el mail que aparece en la cabeza y pie de la web (info@geosmina.com). Un abrazo Montse.

  3. rous

    Hola de nuevo, vaya con las Brujitas se ven muy bonitas y jugosas. No tardaré en hacerlas yo personalmente, porque ya las he probado y están deliciosas. Quizá también estén buenas en crudo, salteando bien la panceta y rellenando el higo pero sin hornear después, ¿qué te parece?
    Una seguidora 🙂

    1. Alicia Autor/a

      Yo así no las he probado pero seguro que estarán buenas también. La principal diferencia que habrá, creo yo, es que al hornearlas se potencia el sabor dulce de los higos. Aunque dejándolas en crudo, se conservaría el sabor más “boscoso” de la fruta dando lugar a nuevas experiencias en el plato. Para comparar podrías hacer unas cuantas brujitas y dejar algunas sin hornear, a ver cómo te gustan más. Pruébalo y nos cuentas 😉 .

  4. Miguel

    Me encantan la receta, las fotos y la descripción que haces, pero, por encima de todo, el cariño que lo envuelve todo 🙂 . Sigue así y conseguirás que me acerque a la cocina a probar (de hecho, el otro día estuve preguntando dónde comprar el cilantro ese 😉 ).

    1. Alicia Autor/a

      ¡Muchas gracias! Sería un honor tener algo que ver con tu acercamiento a la cocina 😀 . Me has hecho pensar que hace pocos días estuve informándome en varios sitios para empezar una nueva actividad. Acabé decantándome por una, que pese a no ser lo que inicialmente iba buscando, la persona que me atendió me lo explicó con tanta pasión y cariño que estoy deseando que llegue el día para ir a probarlo. Así que, me hace mucha ilusión lo que comentas. Un abrazo.

  5. lumen

    Han de estar buenísimos, es una pena que solo se puedan comer los higos frescos unos
    pocos meses del año. Yo os voy a dar una información para poder aprovechar durante todo el año el poder ir comiéndolos, y sobre todo si tienes una higuera en casa. Y es que se pueden
    congelar. Pero la clave está en que debes congelarlos partidos por la mitad, pues enteros
    no quedan bien.
    Hasta la próxima
    Lumen

    1. Alicia Autor/a

      !Eso es estupendo! No lo había oído nunca. Pues lo probaré y así poder tenerlos para hacer alguna recetilla en todos los santos, como dice Montse, o Navidad. Muchas gracias Lumen 😀

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *