Geosmina, Vida sana con aroma natural

Oda al movimiento

Oda al movimiento

Oda al movimiento

Tenemos un cuerpo maravilloso, ¿lo sabíais? Incansable él, trabaja día y noche, en silencio, para que todo nos vaya bien. Entonces, nos debemos a él. Tenemos el don, y también el deber, de cuidarlo y darle lo que necesita para que pueda llevar a cabo su cometido con naturalidad y sencillez. No vamos a ponerle trabas, lo queremos y le queremos bien.

¿Cuántos os habéis parado a pensar qué necesita? Si no os lo habéis preguntado ya, os invito a hacerlo ahora. Nunca es tarde, pero mejor no demorarse. No hay respuestas ciertas ni falsas, mejores ni peores, seguro que todas las que habéis pensado son buenas. Pero hoy quiero darle relevancia a uno de ellos, el movimiento (del cuerpo, se sobreentiende) .

Si bien estoy totalmente de acuerdo con que “somos lo que comemos”, afirmo también que “somos lo que nos movemos” (esta me la he inventado yo, sea dicho 🙂 ).

El ser humano no existiría si no estuviera tan adaptado y preparado para moverse. Y además esta diseñado para hacerlo de forma eficaz. Hubiésemos perecido en nuestro intento de supervivencia frente a depredadores más fuertes (que no feroces) o ante la escasez de alimento si no hubiésemos sido capaz de desplazarnos con avidez. La capacidad de movernos es una cualidad, no la desaprovechéis por favor.

Poseemos unos 206 huesos que constituyen nuestro esqueleto. Una obra más que perfecta de arquitectura donde cada elemento está para cumplir su función. Cada relieve, cada ángulo, cada centímetro de cada hueso está porque tiene que estar. Moldeados para adaptarse y encajar perfectamente entre sí, nos mantienen erguidos (aunque cada vez más sentados), nos protegen, se ponen en Oda al movimientoformación como fieles guardianes de nuestros órganos más vitales, nos proporcionan materia prima celular (médula ósea, seguro que ya la conocéis), participan en la homeostasis (estabilidad) de iones de nuestro cuerpo y otras muchas funciones que también a mí se me escapan. Pues vaya con los huesos, ¿verdad? Habrá que mimarlos.

¿Y qué me decís de los músculos? Más poderosos en número (unos seiscientos treinta tantos o más, según a quién le preguntes) son los guerreros de la composición. Fuertes pero elásticos, o al menos flexibles, resistentes y poderosos, se unen a sus aliados, los huesos, para permitirles el tan deseado y necesario poder del movimiento, del desplazamiento. Nos abren al mundo, nos permiten andarlo, correrlo, saltarlo, nadarlo para vivir, sobrevivir y también conocer. Pero ¿queréis saber más? También nos proporcionan energía, se autoabastecen alimento, reciclan lo que consumen, y, por si no fuera suficiente, son además protectores de nuestra salud; ayudándonos a protegernos del estrés (nuestro cerebro interpreta que si hay músculo hay supervivencia y esto nos hace sentir más seguros y tranquilos) y contrarrestando los efectos nocivos de un exceso de grasa (que para nuestro cuerpo significa exceso de inflamación). Esta claro que no solo están para hacer bonito.

El nexo de ellos, guardianes y guerreros (huesos y músculos) y demás elementos que nos componen, el que maneja los hilos, defiende la armonía, detecta las intrusiones y busca soluciones a cualquier conflicto, el que sería, por buscar otra similitud, el líder de la tribu, es nuestro sistema nervioso. Una compleja red de millones de neuronas conectadas entre sí que participan en cada uno de los procesos de nuestro organismo.

Pero no todo acaba aquí, aún así no habría movimiento sin un corazón que se acelerara para bombear la cantidad exacta de sangre que requerimos en cada momento, unos pulmones que nos proporcionaran tanto oxígeno como necesitemos según la intensidad de lo que hagamos, un hígado que nos abasteciera de glucosa, un sistema termorregulador para no recalentarnos (y explotar como una cafetera) y un largo etcétera de procesos implicados en capacitarnos para el desplazamiento, el movimiento, la carrera…

¿Creéis que si el movimiento no fuera una función imprescindible, vital, para nuestro funcionamiento dispondríamos de tantos recursos para poder realizarlo?

Seguro que habéis experimentado la agradable sensación de bienestar tras haber realizado un poco de ejercicio. No es más que un premio que nuestro cuerpo nos otorga por haber hecho lo que debemos hacer. ¡Fijaos si es importante que hasta nos recompensa por ello!

“No vayamos contra natura. Escuchad a vuestro cuerpo y moveros, encima os premiará. Con bienestar pero sobretodo con salud. EL MOVIMIENTO ES SALUD”.

Oda al movimiento

En los inicios de nuestra especie era una función imprescindible para la vida. Plantearse si moverse o no era innecesario, estaba implícito en la actividad vital (cazar, buscar alimento, jugar…).  En nuestra sociedad, la mayoría debe esforzarse para encontrar un momento para moverse, se debate entre la carrera o la apertura de la nevera y se nos está arrastrando a ser individuos estáticos, a ser, la palabra tan temida sedentario.

Pero, ¿qué es ser sedentario? Aunque estamos hartos de oír esta palabra, creo que es importante pararme un momento para darle la relevancia que se ha ganado. Ser sedentario significa no realizar suficiente actividad física como para obtener los beneficios derivados de ella sobre nuestra salud. O dicho más claramente, moverse tan poco que estaremos perjudicando nuestra salud. Que mal suena, ¿verdad?

Pero es que la estamos beneficiando tan poco, o perjudicando tanto, que la OMS (que afirma que el 60% de la población mundial es sedentaria) coloca a la INACTIVIDAD FÍSICA entre los cuatro primeros factores de riesgo de muerte en el mundo. Lamentablemente se ha convertido en una enfermedad. Se me ponen los pelos de punta 🙁 . Un mal que nos lleva a obesidad, diabetes, aumento de colesterol, hipertensión, alteraciones endocrinas, osteoporosis, alteraciones psicológicas,…no hace falta seguir.

Estoy segura de que ahora conociendo los datos no vais a dejar que esto quede así. Para todos los que estéis pensando que no os movéis lo suficiente, tranquilos, ¿sabéis cuál es la parte positiva de todo esto? Que podéis ponerle solución. ¡A mover el esqueleto! Buscad lo que más os guste, os motive y empezad a darle marcha (eso sí, vigilad que luego vienen las lesiones…y más trabajo para los fisios 😛 ).

Oda al movimiento

Con este post planteo una reflexión personal, basada en datos objetivos. He intentado buscar una manera amena para explicaros que estamos hechos para movernos, y que el movimiento tiene que formar parte de nuestro ser. Espero que os sirva a modo de introducción, y ya disponéis de dos artículos Actividad física y Salud y Actividad física y Salud II. Recomendaciones para su práctica, donde voy desgranando progresivamente los beneficios de mantenerse activo e ir dando recomendaciones para la práctica de actividad física o ejercicio. Será la manera de luchar contra esta pandemia que nos está afectando.

Así pues, mi deseo solo es que os haya servido para reflexionar y os sintáis motivados a ser activos. ¡Nunca es tarde para empezar, y cualquier edad es buena para hacerlo!

Imprimir
Compártelo en:

11 comentarios en “Oda al movimiento

  1. rous

    Me parece muy interesante el post que has hecho, pues para las personas a las que como yo les cuesta
    hacer un poco ejercicio se iran concienciando de los beneficios que tiene .
    Lo pondré en marcha 🙂 , y diré como lo llevo .
    Una seguidora. 😉

    1. Alicia Autor/a

      ¡Así lo espero! Que sirva para motivaros a ser un poco más activos. Lo que más cuesta es empezar pero una vez cogido el hábito, si no lo haces, se echa de menos. Para empezar, siempre será más fácil cambiar hábitos, andar un trocito más, subir por las escaleras, etc, y luego progresivamente buscar momentos para practicar ejercicio porque sí, por salud y por placer 😉

  2. Montse Nuevo

    Como fisioterapeuta es de entender que estoy totalmente de acuerdo con lo que nos dice la autora…y me encanta la frase inventada por la misma “somos lo que nos movemos” (Alicia, 2014) según las normas APA jejeje.
    Por supuesto que ser sedentario es una de las peores cosas que podemos hacer por las repercusiones, a todos los niveles, físicos y psíquicos, por tanto…. ¡Póngamonos manos a la obra! Yo estoy en ello… Ha sido un año académico muuuuy duro, en mi caso, pero… me he propuesto no obviar, de ninguna manera, la actividad física, en mi agenda.
    We can do it!

  3. Amparo

    Me gusta mucho este artículo.
    Yo por mi trabajo poco a poco me he ido convirtiendo en una de esas personas sedentarias de las que hablas, pero a raíz de una larga temporada de rehabilitación por una operación, hora y media diaria durante 4 meses, mi fisio me dijo ante mi “excusa” de que no tengo tiempo de practicar deporte, que si he sacado tiempo para la recuperación no lo vuelva a malgastar en cosas que no me aportan tanto como un poco de movimiento…y a partir de ese comentario y de una AMIGA que también quería hacer algo…inducida por su hija, nos pusimos de acuerdo y cada semana andamos más de tres horas a buen ritmo. No es mucho pero al menos hemos empezado y no pensamos parar.
    Con esto quiero unirme a tu propósito para animar al que todavía esté, como hace poco yo, poniéndose excusas para no empezar.
    Muchas gracias por tus buenos consejos.

    1. Alicia Autor/a

      ¡Gracias Amparo! Muy buen consejo el que te dio tu fisio, me gusta mucho que te lo dijera. Los fisioterapeutas somos agentes de salud, y es nuestra responsabilidad asesorar y hacer promoción de salud dentro de nuestro campo.
      La iniciativa que habéis emprendido (con mi madre 😉 ) me parece más que fabulosa. Seguro que os aportará muchos beneficios en vuestra salud, y ese ratito que pasáis juntas os dará otras muchas cosas buenas.
      Ahora que ya estás en el “carro” de los activos, puedes usar tu experiencia para animar al resto a que sigan tu ejemplo, y si tienen dudas, pues los envías al blog 🙂 .

      Un abrazo

  4. Gabri

    Como ya han comentado, se agradecen este tipo de posts. Además, el estilo – entusiasta- con el que lo has escrito realmente invita al movimiento.

    Me encanta también como lo has ilustrado.

  5. Miri

    Estoy totalmente de acuerdo con el post (y eso que no soy fisio…jejejeje). Realmente cuando me muevo me siento viva, enérgica, me hace sonreir (más aún)… y aunque canse, mi cuerpo se siente más relajado y agradecido.

    Así que fuera pereza y…. a movernos!! Que somos lo que nos movemos (Alicia, 2014)

    Míriam

  6. Anna

    HOLA,
    Felicitats per aquest nou blog. Geosmina ja està a la meva barra de favorits.
    Sento el retard però ja fa dies que vaig llegint els teus posts.
    Ja saps que no sóc gaire bona cuinera (faig el que puc, jejeje) però intentaré provar alguna d’aquestes delicioses receptes.
    Espero que ens veiem aviat
    Bona sort en aquest nou projecte!!!

    1. Alicia Autor/a

      Hola Anna, mas vale tarde que nunca 😉 . Y estoy segura que por poco cocinera que seas encontrarás recetas que te saldrán estupendas.
      Además, como fisio que también eres me podrás echar una mano para reforzar los posts de consejos sobre la práctica de ejercicio.
      Una abraçada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *