Geosmina, Vida sana con aroma natural

El bizcocho de limón de siempre, un poco más sano (sin gluten, sin azúcar, sin lácteos)

El bizcocho de limón de siempre, un poco más sano (sin gluten, sin azúcar, sin lácteos)

El bizcocho de limón de siempre, un poco más sano (sin gluten, sin azúcar, sin lácteos)

Esta vez vamos a por una receta dulce. Seguro que tendríais vuestras dudas de que en Geosmina tuviesen lugar este tipo de recetas. Pues sí lo tienen, pero de vez en cuando 😉 .

Veréis, cuando empecé a hacer cambios en mi dieta y adentrarme en la paleo (dentro de poco publicaré un post para empezar a introducir el tema) era inevitable sentir “mono” de dulce. En casa no tenía problema, simplemente porque no los compraba, pero en el trabajo donde frecuentemente nos obsequian con bombones, cruasanes, etc. (¡muchas gracias por vuestras muestras de afecto!), aveces se me hacía difícil que mi mano no saliese disparada hacia ellos y que me encontrara, casi sin darme cuenta, con un bocado en mi boca (cosas de la costumbre). Por suerte, eso solo pasa durante la fase de “desintoxicación”, y ésta ya ha pasado a la historia.

Consciente de que la cantidad de dulces que consumimos en general provoca en nuestro organismo reacciones en cadena desastrosas, (hiperglucémia, secrección masiva de insulina, hipoglucemia posterior, aumento del apetito, resistencia a la insulina, diabetes, obesidad, alteraciones hormonales,…) fui eliminando progresivamente el azúcar y los carbohidratos refinados de mi dieta habitual.

Hasta hoy que, de vez en cuando u ocasiones especiales, me doy el capricho o se lo doy a los de mi alrededor. ¿Lo hecho de menos? La verdad es que no, me encuentro mucho mejor así.

Lo que intento, eso sí, cuando preparo un postre, bizcocho, flan,… es que sea lo menos refinado posible y libre de gluten.

El bizcocho de limón de siempre (un poco más sano)

Así nace esta receta de bizcocho tan habitual en cualquiera de vuestras casas, pero con algunas adaptaciones. No diré que sea una receta paleo (eso sería engañarse) pero al no contener azúcar refinado ni harinas de cereales, hará que sea mejor tolerado por nuestro cuerpo. Eso sí, siempre recordando que cualquier edulcorante (por natural que sea) va a condicionar una respuesta acentuada de insulina, y por lo tanto, lo ideal será no consumirlo de forma habitual.

He elegido esta receta, porque su elaboración es la misma que la del bizcocho de siempre, y al no presentar dificultad os animéis a experimentar con nuevos ingredientes. Los que ya lo hayáis intentando sabéis que no es fácil elaborar masas con harinas que no sean las habituales, sea por la dificultad de encontrar recetas, o por su comportamiento distinto al mezclarse con el resto de ingredientes (dando muchas veces como resultado algo, porque no tiene otro nombre, difícil de meterse en la boca y muchos menos de tragar. De todo se aprende 🙂 ).

Pero no es el caso del exquisito bizcocho que os traigo hoy, que por su textura esponjosa no os parecerá que no lleve harina y os descubrirá nuevos sabores que seguro os encantaran.

Antes de que lleguéis al apartado “ingredientes” y me pongáis caras extrañas, os puntualizo un par de ellos.

El primero, el azúcar de coco. Como su nombre indica tiene alguna relación con el coco. Se obtiene del néctar de las flores de la palmera cocotera (curioso, ¡eh!). Tras calentarlo y procesarlo, adquiere esa textura igual al del azúcar que todos conocemos, pero de color tostado y con un aroma increíble. Es mucho mas recomendable que el blanco (y el moreno) ya que su carga glucémica (es decir, cuánto se eleva la glucosa en sangre en relación a la proporción de carbohidratos ingerida) es mucho menor.

Su precio, sin embargo, es mucho mayor que el del azúcar convencional. Pero a su favor diré que utilizo mucho menos, y al consumir dulces de forma esporádica, me dura bastante en la despensa. Pensad que es una inversión en salud. Y, para acabaros de convencer, pensad que también podréis preparar un montón de recetas que os propongo: salmón marinado con hierbas provenzales, Panellets (paleo) de piñones con azúcar de coco, coca de chicharrones sin glutenpastel de almendra y naranja sin gluten y más que encontraréis en el tema Un toque dulce 😛 .

Otro ingrediente que os llamará la atención, es la harina de castaña (mi cara fue la misma que la vuestra la primera vez que escuché hablar de ella). Si bien por aquí no estamos muy acostumbrados, me consta que en Galicia y la Toscana, por ejemplo, es un ingrediente bastante común. Principalmente la elijo por no contener gluten (proteína presente en el trigo y otros cereales, causante de muchas intolerancias en un alto porcentaje de la población), pero sin embargo dar una textura a la masa parecida a la de trigo. Su contenido en azúcares, aunque sean complejos (elevan la glucemia en sangre de forma no tan brusca), es bastante elevado. Por eso, nuevamente, la recomendación es que su consumo se limite a ocasiones especiales y no al consumo habitual. Por contra, su aroma dulzón, permitirá reducir la cantidad de edulcorante empleada en la receta.

Disculpadme por tanta cháchara, pero he considerado que os resultaría interesante, y que era necesario para que os lancéis a cambiar vuestra receta habitual por esta. ¡Solo os digo que no os decepcionará! 😀

Ingredientes
  • 3 huevos (a temperatura ambiente para que suban bien)
  • 45g de azúcar de coco
  • 60g leche de almendra / leche de coco (en lugar del yogur que se usa habitualmente)
  • 40g aceite oliva virgen extra (AOVE)
  • 150g harina de castaña tamizada
  • 1 cs de bicarbonato (en lugar de la levadura que suele contener gluten y otros compuestos)
  • 70g harina de almendra (almendra molida). La podéis moler vosotros o comprarla triturada.
  • Ralladura de piel de limón (si no sabéis de donde ha salido, dadle un buen fregoteo primero).
  • Complementos opcionales: Pasas, ciruelas pasas, chocolate >70% a trocitos.

El bizcocho de limón de siempre (un poco más sano)

Elaboración

Sencilla (si nunca habéis hecho un bizcocho, media)

Tiempo: 15min + 30-35min horneado

Antes de empezar poned el horno a calentar, para que esté listo cuando tengamos la masa, a 180º con calor solo abajo (para que ayude a impulsar la masa).

Batid los huevos junto con el azúcar hasta que suban de tamaño (esto se conoce como “blanquear los huevos”. En este caso, sería “enmorenarlos” ya que el azúcar de coco dará un color tostado a la masa).

Añadir la leche y el AOVE sin dejar de batir.

Mezclad la harina tamizada junto con el bicarbonato. Añadidla a la mezcla poco a poco y removed con una lengua pastelera, realizando movimientos envolventes (no utilicéis batidora porque haría que los huevos perdieran el aire adquirido al batirlos) hasta que esté bien integrada.

A continuación, agregad la almendra molida y posteriormente el limón. Si usáis, añadid los complementos opcionales.

Engrasad para que no se pegue (untado con mantequilla o AOVE y espolvoreado con harina) un molde apto para el horno. Elegid uno no muy grande (la masa deberá ocupar la mitad de su altura para que al subir no se desborde).

Hornear 30-35min. Para comprobar si está hecho, bastará con pincharlo con una aguja larga y si sale limpia ya está. Si saliera con restos de masa, dejad algún minuto más.

Para desmoldarlo, hay que esperar a que se enfríe, y entonces….¡ya lo podréis degustar!

Como último apunte, sabed que por sus ingredientes es un bizcocho apto para celíacos, o quizá mejor dicho, personas afectadas de enfermedad celíaca.

Espero que os guste y lo disfrutéis. Cualquier duda, sugerencia u opinión que tengáis me gustará saberla, así que espero vuestros comentarios 🙂 .

Un abrazo.

Imprimir
Compártelo en:

18 comentarios en “El bizcocho de limón de siempre, un poco más sano (sin gluten, sin azúcar, sin lácteos)

    1. Alicia Autor/a

      Con trocitos de chocolate buenísimo claro. En este caso llevaba trocitos de ciruelas pasas, y como ya se ve, decorado con almendras laminadas. A ver si te animas y me dices, pero ¡al menos haz de pinche a tu invitado/a!

  1. Montse Nuevo

    Pues gracias por la “cháchara” como dices puesto que yo que querría también alejarme de los dulces refinados….. me van ideal tus reflexiones, me ayudan, por lo que siga su cháchara que es muy bien recibida. He de decir que he probado, no este dulce, sino algún otro parecido en sus ingredientes, y CHICOS-CHICAS vale la pena que lo probéis….ummmmm buenísimoooo y si al hacerlo además le añades unas “chispitas de amorcito” muuuucho más rico!!

  2. Amparo

    Muy buena idea dar opciones con el dulce. Yo particularmente no soy nada golosa, lo único que me pierde es el chocolate, pero los demás miembros de mi casa sí que lo son y segurísimo que estarán encantados.
    Solo un apunte, supongo que los ingredientes “poco tradicionales” se podrán encontrar en cualquier dietética. Si no es así dinos adonde los podemos encontrar.
    Cuando lo pueda hacer, igual que hice con las fajitas, os explicaré como me ha ido.
    Estoy deseando que nos expliques más cosas sobre el paleo, pues una persona cercana a ti, hace tiempo que me empezó a comentar tus ideas y ya me picó la curiosidad.

    1. Alicia Autor/a

      Hola Amparo,
      Es una suerte no ser golosa, eso que se lleva tu cuerpo! Aunque si le añades chocolate a este bizcocho…dudo que te puedas resistir 🙂 .
      Respecto a los ingredientes “poco tradicionales” como dices, aveces cuesta lanzarse a usarlos por ser poco accesibles.
      En mi caso, por ejemplo, los compro en una tienda en Barcelona que se llama Biospace (http://www.biospace.es). Allí se puede comprar in situ la mayoría de productos de los que iré hablando.
      No se si los podrás encontrar en tiendas de dietética (ya que no son productos con intenciones adelgazantes), aunque no lo descarto. Donde es más facil que lo encuentres es en tiendas con productos ecológicos.
      Aún así, si no os queda a mano, lo más sencillo es comprarlos por internet. Aquí dejo algunos enlaces de webs que los venden (además de Amazon que seguro también tendrán):
      Harina de castaña:
      http://www.bosqfrut.com/PRODUCTO
      http://www.conasi.eu
      http://www.laoricera.es
      Según me han comentado, en Alcampo venden una de la marca Santa Rita, pero no se como está ni si lleva ingredientes añadidos.
      Las dos primeras opciones que he puesto son con certificación ecológica y libres de otros componentes añadidos, lo cual siempre será más recomendable.
      Azúcar de coco:
      http://www.mundoarcoiris.com . Es la marca que compro yo y la verdad es que está buenísimo.
      http://comidareal.es/
      Leche de coco:
      Se encuentra fácilmente en muchos sitios: Carrefour, El Corte inglés, tiendas de comida asiática/pakistaní, etc.

      Siempre que puedas, será mejor elegirlos sin conservantes, sin colorantes ni ingredientes extras innecesarios. Por eso lo ideal es entretenerse un rato leyendo las etiquetas de todo lo que compremos, para que no nos hagan pagar por algo que no queremos (azúcares añadidos, E-infinitos, trazas de no se qué…).

      Y, veo que tienes el gusanillo de la paleo, ¡así me gusta! No quiero tardar mucho en escribir un post pero quiero hacerlo bien, así que antes de escribirlo estoy recopilando las “pruebas” y seleccionando bien mis fuentes para que la información que os deje sea de calidad. Espero que tengáis paciencia 😉 .

      Un abrazo y gracias por tu interés.

      PD: espero que encuentres los ingredientes y nos expliques qué tal.

    1. Alicia Autor/a

      Jajajaj, de eso se trata, de descubrir nuevos ingredientes y que además puedan ser una alternativa más saludable.
      Justo acabo de contestar tu pregunta en el comentario que hay encima del tuyo 😀 .
      Un abrazo

    2. Alicia Autor/a

      Ah, me olvidé de decir que la harina de castaña también se puede hacer en casa. Aún no lo he probado pero mi intención, ahora que será temporada, era intentar hacerla. Si lo consigo os informo!!

  3. Ibea

    Me ha encantado la receta y todo el post! Hace tiempo que voy detrás de la harina de castaña, así que la voy a comprar ya (gracias por dejarnos tiendas para acceder a ella) y lo probaré. Hasta ahora iba alternando harina de coco, sarraceno, almendra, yuca… la colección harinil aumenta XDD

    No conocía tu blog y voy a darle un buen repaso, jeje. Un saludo 😉

    1. Alicia Autor/a

      ¡Hola! Veo que te gusta experimentar con harinas ¡que bien! Entonces ya sabes que es todo un mundo, ¿verdad? Yo la de castaña la uso bastante por el sabor y la textura que deja, además sirve para repostería y también para comida en general, prueba y ya me dices que tal. Muy bueno lo de la colección harinil, ajajaja!
      Que bien que hayas llegado al blog. Como verás es bastante nuevo, apenas tiene dos meses, así que me hace MUCHA ilusión que vaya apareciendo gente nueva por aquí. 🙂 ¡Espero seguir viéndote!
      Un abrazo

  4. Ibea

    Hola de nuevo, ya he conseguido la harina de castaña! Así que he venido directa para estrenarla con este bizcocho. Pero tengo una duda, ¿qué marca de AOVE utilizaste? El que yo tengo me parece bastante fuerte como para meterlo en un bizcocho y no me la quiero jugar. Sé que muchos utilizan el refinado por su ausencia de sabor, pero ni me lo planteo.

    Muchas gracias!
    Un abrazo

    1. Alicia Autor/a

      Hola Ibea, ¡Qué bien que la hayas conseguido! La verdad es que yo le doy mucho uso y si tienes un poco de paciencia iré publicando recetas con ella 😉 . De hecho hace poco hice una versión de esta receta, cambiando la almendra y con menos azúcar y estuvo perfect, jeje. La pondré mas adelante.
      Respecto al aceite que usé, buf, ni idea. Nunca me lo he planteado, uso el que tengo sin mas. La verdad es que el que acostumbro a tener es de olivas arbequinas, que suele ser un aceite intenso pero a mí me gusta. Eso ya depende de como te guste a ti. Si tienes miedo de que sea muy potente, busca uno de aroma mas suave.
      ¡Ya me dirás que te parece la harina de castaña y el bizcocho!
      Un abrazo a ti también.

    1. Alicia Autor/a

      Hola Susi,
      Pues no lo he probado con ninguna otra y no puedo decirte si equivaldrían los mismos gramos con otra harina, lo siento. Es porque no la encuentras o porque no te gusta?
      Tengo ganas de experimentar dulces con sarraceno pero aún no lo he hecho.
      Si quieres échale un vistazo a la receta de bizcochitos de manzana (en recetas, “paleo” dulces) que estan hechos con almendra molida y estan muy buenos. Yo los hice individuales pero puedes hacer una masa entera.
      Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *